Bahía y su historia


1549, las carabelas portuguesas de Tomé de Souza, desembarcan en Bahía.

Ante las riquezas que ofrece el país y ante la falta de mano de obra para explotarlas, los portugueses deportan progresivamente a millones de esclavos, del golfo de Guinea y de Angola. Arrancados de sus continentes, los africanos no abandonan en la medida de lo posible sus creencias y sus ritos religiosos. Al contrario, el corazón del continente negro continúa latiendo a través de esos rituales que los esclavos celebran disfrazando sus dioses bajo las figuras cristianas que le fueron impuestas: ha nacido el candomblé.

Cuando se abolió la esclavitud en Brasil, en 1888, Bahía era un verdadero crisol de culturas europeas, amerindias y africanas. “São Salvador da Bahia de Todos os Santos” sigue siendo aún hoy en día la ciudad más africana del país.

El 80% de su población tiene descendencia africana y sus ritos religiosos le dan un fervor particular a la Roma Negra. Abierta a todos, la religión animista del candomblé es un ejemplo exitoso de carácter mixto, propio de Bahía.